Copasa

923 192 317
copasa@copasa.org

 
September 15, 2017

Adif se desentiende de la plaga de conejos que afecta a las infraestructuras ferroviarias y terrenos colindantes

Según el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, no hay peligro para las vías, por lo que entiende que son los agricultores los que deben asumir los costes del descaste, incluidos 380 euros por la vigilancia de estas acciones
Según el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, no hay peligro para las vías, por lo que entiende que son los agricultores los que deben asumir los costes del descaste, incluidos 380 euros por la vigilancia de estas acciones

La Alianza UPA-COAG considera un “despropósito” que Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), dependiente del Ministerio de Fomento, esté desestimando actuar para proteger las vías del AVE y líneas convencionales de ferrocarril ante la proliferación de las poblaciones de conejos en estas zonas, convirtiéndose en auténticas plagas y que afectan con cuantiosos daños a los terrenos colindantes.

Esta organización lleva advirtiendo desde hace tiempo del peligro que supone el elevadísimo número de conejos que se mantienen en los terraplenes sobre los que se trazan las vías ferroviarias y que se han convertido en asentamientos perfectos para excavar sus madrigueras donde se cobijan y procrean. El daño que provocan estos animales en los cultivos más cercanos es cuantioso, pues devoran cultivos enteros, aparte del peligro que supone la infinidad de galerías excavadas en los terrenos sobre los que se asientan las vías.

Por este motivo, esta organización mantuvo a primeros de agosto una reunión con Adif en Valladolid para solicitar que tomaran medidas ante la proliferación de conejos en los terraplenes y taludes de las vías ferroviarias de nuestra Comunidad autónoma.

En este sentido, la Alianza UPA-COAG trasladó a los responsables de Infraestructuras de la Zona Norte que se articulara urgentemente un procedimiento práctico para que entraran en su zona de seguridad y admitieran solicitudes de control poblacional dado que el elevado número de conejos se ha extendido de forma muy preocupante en el entorno de las líneas férreas.

“En ese encuentro recibimos buenas palabras y mejores intenciones por solucionar el problema. Sin embargo, pasadas unas semanas los hechos demuestran todo lo contrario, puesto que determinadas peticiones que están realizando los agricultores afectados para que intervenga la autoridad competente están siendo contestadas por Adif en el sentido de que no existe situación de riesgo para las infraestructuras”, aseguran desde la OPA.

En estos casos, según Adif, “deberán ser los agricultores quienes no solo tengan que asumir el gasto de los permisos de descaste y caza de conejos, sino además el coste generado por un funcionario, cruzado de brazos, que cifra Adif en 380 euros por cada jornada de 8 horas para vigilar la captura de conejos con hurones por parte de los cazadores”. 

La Alianza UPA-COAG denuncia que este “atraco a mano armada” responde más a un afán recaudatorio por parte de la Administración a costa de los agricultores que a velar por la seguridad de estas líneas férreas que son utilizadas a diario por miles de usuarios.

La Alianza UPA-COAG califica como “lamentable esta dejadez por parte de Adif y demuestra la falta de interés del Ministerio de Fomento en colaborar con los agricultores que sufren los daños de unos animales que se refugian en la zona de seguridad de las vías pero que salen a comer y a destrozar los campos de cultivo”.