Copasa

923 192 317
copasa@copasa.org

 
June 7, 2019

El consumidor de alimentación online desconoce lo que contamina

El III Observatorio de Comercio Electrónico de Alimentación refleja la baja percepción del alto coste medioambiental
El III Observatorio de Comercio Electrónico de Alimentación refleja la baja percepción del alto coste medioambiental

La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) ha publicado el III Observatorio para la Evolución del Comercio Electrónico de Alimentación que refleja que más de la mitad de los compradores de alimentación online no son conscientes de que este tipo de compra genera más residuos y contaminación. 

“Nos sorprende mucho la falta de conciencia del impacto de la movilidad y residuos a la hora de comprar online”, ha asegurado Ignacio García Magarzo, director general de ASEDAS. Durante la presentación en Madrid del estudio, elaborado por la Universidad Complutense y la Universidad Autónoma de Madrid, que cuentifica que hasta un 60% de las personas que adquieren alimentación online desconocen las repercusiones medioambientales de sus compras. García Magarzo ha dejado claro que el gran reto “es la economía circular. Debemos concienciar a los consumidores del trabajo que hacemos para lograr la sostenibilidad medioambiental, social y económica”.

El estudio también constata otra tendencia: el comercio físico sigue siendo el preferente a la hora de realizar la compra. “Gracias a la proximidad, los consumidores españoles cuentan a menos de 10 minutos andando de su casa o trabajo de una grandísima oferta de gran calidad y sostenible desde el punto de vista medioambiental”, ha relacionado el director general de ASEDAS.

Los tipos de compradores

El estudio diferencia tres tipos de consumidores: el offline, que solo compra en establecimientos físicos; el online, que solo compra vía Internet; y el mixto, que combina ambos canales. El 92% de la muestra compra solo offline, el 2% solo online y el 7% en ambos. “El perfil online tiende a ser más una mujer, mientras que el puro físico es hombre”, ha detallado Gonzalo Moreno, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y coautor del estudio. “Mientras que el mixto son millenials, gente joven de 35 años para abajo: aquel que visita la tienda física mientras está conectado online”, ha continuado.

Hace un año, comprar online era algo cómodo y rápido y ahora ya no lo es. “La percepción de tiempo es la misma para un comprador online que offline. ¿Por qué? Por la proximidad de las superficies. El número de compradores online se ha duplicado y por tanto los nuevos usuarios no son tan expertos a la hora de comprar y por eso tardan más”, ha indicado Moreno.

“Los jóvenes han disparado el uso del móvil, que se ha triplicado a la hora de realizar compras online durante el último año”, ha comentado  el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. “Las empresas de distribución han de tener en cuenta el hecho de que se compre más con el móvil. Tienen que adaptarse a ello”, ha añadido María Puelles, doctora en Ciencias Económicas de la Universidad Complutense y coautora del estudio.

“El futuro será omnicanal y pasará por la convivencia de las tiendas físicas y la online”, ha asegurado Ignacio García Magarzo, director general de ASEDAS. “El comercio online es una realidad. El reto es cómo hacer accesible. Uno de los problemas graves de la obesidad en Estados Unidos es que hay zonas sin comercio offline donde comprar frescos. Eso en España no ocurre. El comercio offline en España llega a todos los sitios, mientras que el online no”, ha explicado García Magarzo.

La proximidad es offline

La distribución es consciente del desafío social que tiene. “El comercio online es una realidad. El reto es cómo hacerlo accesible”, ha reconocido el director general de ASEDAS quien ha ejemplificado: “Uno de los problemas graves de la obesidad en Estados Unidos es que hay zonas sin comercios físicos donde comprar frescos. Eso en España no ocurre. El comercio offline en España llega a todos los sitios, mientras que el online no”.

“La gente sigue prefiriendo ver y tocar el producto”, ha explicado la coautora de un estudio que ha constado de 2.300 entrevistas online realizadas entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 en la Comunidad de Madrid.

El III Observatorio para la Evolución del Comercio Electrónico en Alimentación indica un ligero descenso en el número de consumidores que hacen la compra solamente a través de Internet en comparación a hace un año. La explicación puede estribar en el aumento de la muestra respecto al estudio de hace un año.

Aumenta 10 puntos la venta de frescos en comercio online

“El 49% no compra frescos online”, ha asegurado Moreno. Sin embargo, “crece en más de 10 puntos el número de personas que compra frescos online”, continúa el profesor de la Autónoma de Madrid quien lo explica en que “se ha duplicado este tipo de compradores. Así, el comprador mixto compra online, pero cuando tiene que comprar frescos baja a la tienda”.

El estudio apunta que la confianza que genera los distribuidores físicos de alimentación es un factor determinante en el crecimiento del comercio online en este ámbito. “Hemos pasado de la facilidad y comodidad de 2017, es decir, de la conveniencia, a la confianza. Los nuevos adoptadores compran en la tienda online porque conocen esa enseña offline”, ha finalizado Moreno.