Copasa

923 192 317
copasa@copasa.org

 
September 10, 2018

Importantes avances para reducir la emisión de amonio procedente de purines y recuperarlo para fertilizante

La profesora Mercedes Sánchez, de la Universidad de Valladolid, trabaja en el proyecto Life Ammonia Trapping, financiado por la UE con dos millones durante tres años
La profesora Mercedes Sánchez, de la Universidad de Valladolid, trabaja en el proyecto Life Ammonia Trapping, financiado por la UE con dos millones durante tres años

Mercedes Sánchez Báscones, profesora titular del departamento de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Valladolid, ha centrado su conferencia en la gestión de los purines y las investigaciones que realiza para reducir la emisión de amonio a la atmósfera y recuperarlo para fertilizante. En la jornada profesional organizada por UPA-COAG en Salamaq, esta experta afirma que lleva investigando sobre purines desde 1990, aunque actualmente sus trabajos se centran en la recuperación de amonio, de manera que se pueda cumplir con los techos impuestos por la UE.

Para conseguir este objetivo, la profesora trabaja en el proyecto Life Ammonia Trapping, financiado por la UE por tres años con dos millones de euros. Un proyecto en el que tanto investigadores como ganaderos tienen puestas muchas esperanzas. Sánchez Báscones explicó que han instalado prototipos en granjas de porcino y estudian las recuperaciones de amonio con el uso de membranas que son permeables al gas, no al líquido, “por lo que el amoníaco gas cuando se desprende de las excretas pasa por la membrana y se atrapa con una disolución ácida”. Y el resultado es un fertilizante, sulfato de amonio, destinado a cultivos “y simultáneamente evitamos que se pierda a la atmósfera y hacemos que disminuye la concentración en el purín”.

Sobre la aplicación práctica del proyecto, se encuentra en la fase de desarrollo porque se ha comprobado que la metodología funciona muy bien. “Ahora hace falta que funcione a gran escala, en la granja”. Hemos realizado un prediseño de los prototipos que se modifican continuamente, a medida que surgen problemas” y en tres años que dura el proyecto “realizaremos todas las mejoras necesarias”. Un proyecto que también cuenta con un plan de comercialización que será posterior. Sobre el tratamiento de purines actual en las granjas, afirma que más que diferencias geográficas “tiene que ver la dimensión de la explotación ganadera”.