Copasa

923 192 317
copasa@copasa.org

 
July 18, 2018

La campaña de la patata en Castilla y León se presenta “con tranquilidad en los precios”

UCCL confía en alcanzar los 40-45 céntimos por la buena calidad del producto y la situación del mercado
UCCL confía en alcanzar los 40-45 céntimos por la buena calidad del producto y la situación del mercado

La campaña de la patata en Castilla y León se presenta con “signos de tranquilidad de cara a los precios porque la calidad del producto es muy buena”, según Guillermo Ruiz, responsable regional del sector de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL). Así se lo ha transmitido este martes a medio centenar de cultivadores que han acudido a una sesión informativa celebrada en Tordesillas.

Con unas 19.300 hectáreas plantadas, la perspectiva económica va a ser radicalmente opuesta a la de hace un año. “Se habla de unos 30-35 céntimos. Lo cual no quiere decir que se llegue a los 40-45 céntimos, como hace dos años”, explica Ruiz en declaraciones a Agronews. Un nivel de precio que por lo visto en 2016 “no influye en el consumidor”.  "Unas sensaciones que son mejores de las que se tenían hace 10 días", añaden desde UCCL, por lo que el panorama es positivo después de los desoladores precios de la campaña de 2017 que rondaron los 8-9 céntimos. “El mercado necesita patata de calidad, que es la que se tiene” en Castilla y León, por lo que “se espera que salga una patata buena que abastezca al mercado”, continúa el responsable de UCCL.

Unos buenos augurios en cuanto al precio que vienen determinados no solo por la buena calidad del producto, sino también por una menor presión en el mercado debido a la poca producción en el sur y las bajas perspectivas en Europa. “Hay informes belgas y holandeses que aseguran que la producción no cubrirá la demanda de patata”, detalla Ruiz.

A principios de agosto se espera que se dé el pistoletazo generalizado para el arranque de la campaña de la patata en Castilla y León que se espera que sea menor. Hace un año se sembraron 20.400 hectáreas que dieron una producción de 818.000 toneladas.
“Venimos de una situación de plantación complicada” debido a las lluvias que han dificultado las labores de los agricultores. A ello hay que añadir un menor número de hectáreas cultivadas respecto a 2017. “La producción es menor, pero la calidad del producto es muy buena por cómo viene el verano de fresco”, resume Ruiz.Una cantidad que no se alcanzará en 2018. “La producción por hectárea va a ser menor de la esperada. La realidad es que la merma en la producción va a ser tanto como lo esperado o más”, vaticina el responsable de UCCL.

Fuente: http://www.agronewscastillayleon.com