Copasa

923 192 317
copasa@copasa.org

 
March 11, 2019

Más de 40 municipios salmantinos tienen las aguas subterráneas contaminadas por nitratos de origen agrícola y ganadero

CCOO denuncia “el silencio de la Junta” y exige la actualización de las zonas vulnerables, con una superficie que se ha multiplicado por diez desde 2009
CCOO denuncia “el silencio de la Junta” y exige la actualización de las zonas vulnerables, con una superficie que se ha multiplicado por diez desde 2009

Comisiones Obreras de Castilla y León ha denunciado “el incomprensible proceder de la Junta de Castilla y León” demorando la actualización de las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos de origen agrícola y ganadero en la Comunidad. El sindicato ha solicitado en el Pleno del Consejo Regional de Medio Ambiente actualizar estas zonas vulnerable.

La contaminación por nitratos de las aguas subterráneas supone también un problema de salud. El límite legal que marcan las normativas en los países de la UE para el agua de consumo humano es de 50mg/l de concentración de nitratos; por encima de estos niveles el agua es considerada no apta para el consumo humano. En el año 2009 el número de municipios afectados en la Comunidad por esta contaminación era de 67.  Los informes de seguimiento de la contaminación de las aguas por nitratos de origen agrícola y ganadero en la región, con datos revisados a agosto de 2017, indican que el número de municipios contaminados ha ascendido a 716, de los que más de 40 se encuentran en la provincia de Salamanca, afectando a pozos, sondeos, manantiales y piezómetros.

Para CCOO, la actualización de estas zonas en la Comunidad acumula ya un retraso de 10 años, y hace ya unos tres años que la autonómica cuenta con los informes y documentación necesaria para su tramitación, y “sigue dejando pasar el tiempo y agravando el problema que la contaminación de las aguas subterráneas por nitratos supone tanto para los agricultores y ganaderos como para la sociedad en su conjunto y el propio medio ambiente”.

La no aprobación del Decreto “está ocasionando un perjuicio económico para todo el sector agroganadero, en tanto que nuestros productos pueden asociarse con un problema de contaminación de las aguas subterráneas por nitratos. Castilla y León, cuyo sector agrícola y ganadero es muy importante, y que también quiere posicionarse como territorio de referencia en los productos del mismo a través de marcas de calidad de las diferentes IGP, no puede permitirse esta mala publicidad”.

Además, los dueños de las explotaciones que se están tramitando actualmente, y que estén incluidas en zonas que pueden ser consideradas como vulnerables con la nueva propuesta, “tendrán que adaptar sus procesos de producción a las buenas prácticas que se establezcan, lo que en algunos casos podría suponer inversiones con las que no habían contado los propietarios. Por lo tanto, este retraso es una irresponsabilidad de la Administración que mira para otro lado sin querer poner soluciones al problema”.

Las aguas subterráneas de Castilla y León sufren un serio problema de contaminación por nitratos, reconocido por todas las administraciones. La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) establece la existencia de 15 masas de agua subterránea afectadas por contaminación por nutrientes. Según el informe de seguimiento de la contaminación de las aguas por nitratos de origen agropecuario, elaborado por la Junta de Castilla y León en noviembre de 2016, marca como zonas vulnerables unos 25.551,41 km2 de superficie, de un total de 94 226 km². Es decir: casi una cuarta parte de su territorio.

“Desde el 2009 se ha multiplicado por 10 la superficie afectada por este problema. Y la situación sigue agravándose. En los últimos tiempos hay un incremento en el número de autorizaciones tramitadas tanto para nuevas explotaciones como para la ampliación de las existentes, lo cual supondrá un aumento de las presiones sobre las aguas subterráneas, ya con serios problemas de contaminación por nitratos. Este informe se refiere a la contaminación de las aguas subterráneas por nitrógeno con las actividades ganaderas, por lo que entendemos que serían necesarias apuestas más ambiciosas para controlar y ordenar adecuadamente esta actividad en auge en la Comunidad”.

“Las actuaciones en las zonas vulnerables de Castilla y León deberían comenzar de forma inmediata. El informe de seguimiento del 2016 expone que de todo punto las medidas llevadas hasta el momento para el control de la contaminación con nitratos de origen agrario, han sido poco eficientes, necesitando ser mejoradas y completadas. La actualización del informe del 2017 establece la necesidad de actuar de forma inmediata”.

Para el sindicato, “la actividad agrícola y ganadera es compatible con la protección del medio natural del que dependen. Para ello solo hay que aplicar políticas razonables de prevención y control del uso de este tipo de productos que pueden llegar a ser nocivos para la naturaleza”.