Copasa

923 192 317
copasa@copasa.org

 
August 11, 2019

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos defiende la necesidad del seguro agrario

La sequía y otros episodios, fundamentalmente climáticos, como heladas y pedriscos, han afectado de manera grave a amplias zonas productoras
La sequía y otros episodios, fundamentalmente climáticos, como heladas y pedriscos, han afectado de manera grave a amplias zonas productoras

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha destacado la necesidad de contar con un Sistema de Seguros Agrarios como instrumento de la política agraria tras la elevada siniestralidad que está padeciendo la agricultura y la ganadería por los episodios graves y recientes de sequía y otras inclemencias, según ha informado en un comunicado.

En concreto, la organización agraria se hace eco de fuentes de Agroseguro que revelan que, desde 1988 hasta 2018, las primas de contratación del seguro agrario, incluidos primas de reaseguro y recargos de seguridad, ascenderían a 8.845,8 millones de euros. Dicha cantidad habría superado en un 8% las indemnizaciones abonadas a agricultores y ganaderos por la siniestralidad declarada, que han sumado 8.190,6 millones de euros, acreditándose, en opinión de la organización, la estabilidad del sistema en el largo plazo.

Sin embargo, en 2012 y 2017 se han dado las peores siniestralidades de la historia del seguro, con cifras por encima de los 700 millones de euros y, a esos años, habría que añadir 2019, en el que se prevén unas indemnizaciones por siniestro también elevadas.

La sequía y otros episodios, fundamentalmente climáticos, como heladas y pedriscos, han afectado de manera grave a amplias zonas productoras de cultivos herbáceos, frutales (incluidos cítricos) y viñedo, siendo las tres líneas de cultivos agrícolas más importantes del seguro agrario, al margen de ciertos seguros ganaderos, como el de retirada y destrucción de animales muertos en explotación.

Unión de Uniones considera que estos datos argumentan lo indispensable del sistema como instrumento fundamental -casi el único propio- de la política agraria del Estado para estabilizar las rentas de agricultores y ganaderos.

"Es posible que resulte conveniente hacer una reflexión acerca de hacia dónde evoluciona el seguro agrario. Pero en los últimos años se ha hecho un extraordinario trabajo para ajustar las líneas de seguro a las necesidades de las explotaciones y es en esa vía en la que hay que seguir", indican desde la organización agraria.

De esta forma, considera que hay que "seguir mejorando técnicamente las líneas de seguro", especialmente algunas que se han revelado ineficaces en períodos de sequía, y de que las Administraciones, Ministerio y Comunidades Autónomas, hagan una apuesta clara por aumentar su apoyo financiero al seguro agrario, recuperando así las cifras, muy superiores a las actuales, con las que llegó a contar en el pasado.